ASESORAMIENTO ONLINE !!

jueves, 1 de marzo de 2018

Noticias | Comercio exterior

Exporta Simple:

Todo lo que tenés que saber sobre el nuevo régimen para que las Pymes ¨exporten fácil¨





En qué consiste la plataforma presentada por el Gobierno, con la que procura simplificar los trámites y reducir los costos a las pequeñas y medianas empresas que se lanzan a vender sus productos fronteras afuera.


Con un déficit en la balanza comercial que cuadruplicó al proyectado en las pautas del presupuesto, el Gobierno lanzó sobre el final de 2017 el régimen Exporta Simple, con el que procura simplificar los trámites y reducir los costos a las pequeñas y medianas empresas que se lanzan a vender sus productos fronteras afuera.




La presentación de la iniciativa que hiciera el 5 de diciembre el presidente Mauricio Macri tuvo la adhesión mayoritaria de los sectores interesados, aunque el conocimiento posterior de algunos detalles dividió las aguas entre los que manifiestan su conformidad con el nuevo régimen y aquellos que, si bien reconocen muchas de sus ventajas, advierten sobre los elevados costos de envío y la limitación de los couriers a solamente cinco participantes.

Lorena Medina se anota dentro del grupo de los optimistas. Directora de Magma Music, una pyme familiar ubicada en el barrio de Crucecita, en Avellaneda, contó a Pyme la experiencia de exportar cuerdas para instrumentos musicales a una veintena de países. Si bien admite que los costos de envío pueden ser un inconveniente, señala: “La tarifa cambia según el país de destino”, y destaca una reciente exportación a Colombia de cuerdas especialmente diseñadas para bandola, por un valor FOB de u$s 3.556,16.

No fue ese el único caso en el que Magma Music debió apartarse del tradicional cordaje para guitarras acústicas o eléctricas y adaptarse a los requerimientos específicos de cada lugar. También cuenta en su haber las exportaciones de cuerdas para el tres cubano y para la balalaika de Rusia. “Para los próximos 10 años nuestro objetivo es estar entre las 10 empresas de fabricación de cuerdas más reconocidas del mundo”, dice, sin olvidarse de los orígenes de esta pyme que hoy tiene 18 empleados, entre los que se encuentran sus padres (forjadores en 1972 de Medina Artigas, el antecedente de Magma) y dos hermanos.


Exporta Simple es un régimen simplificado creado por el Gobierno con el propósito de facilitar a los pequeños productores las operaciones de exportación. Para aquellos que soportan a diario los trámites y costos de los despachantes de aduana, los puertos, la AFIP y los bancos, el nuevo sistema tiene muchos atractivos, ya que con él solo se precisa tener CUIT y clave fiscal nivel 3, no es necesario estar inscripto en el registro de importadores o exportadores de la Aduana. Tampoco hacen falta gestores ni intermediarios, solo contratar el servicio de correo, que se encarga de transportar la mercadería de puerta a puerta.

Los límites los marcan el peso (una encomienda no puede superar los 300 kilos), las dimensiones (el paquete debe ser de no más de 97 x 95 x 95 centímetros, menos de un metro cúbico) y el precio (u$s 15.000 por envío como máximo, con un tope anual de u$s 600.000). De todas maneras, son medidas más holgadas a las que se permitían hasta antes de la implementación del plan, cuando los topes eran de 50 kilos y u$s 1000 por envío.

No obstante, no todas son rosas. De ello puede dar fe Norberto Fermani, titular de LGI, una fábrica familiar de anteojos y armazones que conduce junto a su hermano Sergio, y que dejó de exportar a raíz de la arrolladora penetración de los productos chinos. En su primera consulta en www.exportasimple.gob.ar, quiso averiguar la cotización del envío puerta a puerta desde la planta de Villa Lynch, en el partido bonaerense de San Martín, hasta el importador de Ciudad de Este, en Paraguay. Se trataba de una encomienda de 60 kilos y un valor de u$s 3000, algo que, supuso, no demandaría demasiado dinero extra para exportar a un país limítrofe.

La sonrisa de Norberto se borró en un instante cuando comprobó que lo que estaba leyendo en su notebook no era un error: TNT ofrecía un precio de u$s 1.858,53 y DHL otro de u$s 1.951,64. Nunca hubiera imaginado que el costo del correo iba a representar más del 60% del precio de la mercadería.

El costo de los couriers aparece como uno de los principales escollos para el despegue definitivo del régimen.

Porque también hay otro límite.
 Hasta los primeros días de febrero, Exporta Simple solamente admitía a cuatro couriers: las norteamericanas Federal Express y UPS, DHL (estadounidense de origen, actualmente controlada por la alemana Deutsche Post) y TNT Express, fundada en Australia, y hoy con sede en Holanda. El martes 6 se anunció la incorporación de un quinto jugador, Raiconet, una firma argentina de soluciones logísticas.


Para Fermani, se trata de un “oligopolio” y lamenta la ausencia del Correo Argentino entre los participantes. A su juicio, aportaría “paños fríos sobre la locura que cuatro empresas quieren cobrarnos”.


Cuestión de costos

Ariel Aguilar es titular de LUEM, una fábrica de manufacturas de cuero ubicada en Haedo y con locales de venta en 11 ciudades de la Argentina. Coincide en el pedido de sumar al Correo Argentino y agrega un dato: “Los chinos usan el correo del Estado, quizás tendríamos que copiar algunas cosas de los países desarrollados. Para regular el mercado, no digo que no participen los demás jugadores, pero la intervención del Correo Argentino haría que bajen los costos”, plantea al respecto.

En cuanto al Correo Argentino, desde la Secretaría de Comercio admiten que la empresa estatal “está interesada” en sumarse. “Pero tiene que hacer algunos cambios”, advierten, en referencia al cumplimiento de ciertos estándares de calidad para contar con una acreditación a nivel internacional que, por el momento, no tiene.


Los colaboradores del secretario Miguel Braun precisan que hay equipamientos y normas de seguridad, trazabilidad e infraestructura que cumplir para calificar como un courierseguro a escala internacional. Esos requisitos serían la causa principal del elevado costo de los envíos. “Lo barato es el envío puerta a puerta, lo que encarece es todo lo demás”, aclaran, para cerrar con una explicación adicional en relación con los costos de los que sí participan: “El Estado no puede decir nada sobre las tarifas, eso dependerá de lo que quiera cobrar cada uno”.


Los límites los marcan el peso (una encomienda no puede superar los 300 kilos), las dimensiones (el paquete debe ser de no más de 97 x 95 x 95 centímetros, menos de un metro cúbico) y el precio (u$s 15.000 por envío como máximo, con un tope anual de u$s 600.000).


“El régimen Exporta Simple me parece una muy buena idea, pero es evidente que está siendo muy mal instrumentada”, se lamentó Fermani ante El Cronista Comercial, luego de admitir que con esos cargos de couriers el programa “es inviable”.


A pocas cuadras, en Villa Maipú, se expresa en el mismo sentido Matías Furió, al frente de su juguetería Mega Price. “Exporta Simple es una herramienta necesaria, obviamente no es suficiente para todas las exportaciones, pero contribuye y apalanca a los emprendedores a desarrollar nuevos negocios, porque facilita el envío de muestras o pequeñas cantidades de una manera muy sencilla”.

De esta forma, Furió pone el acento en una variante que puede potenciar a la iniciativa oficial. Si bien para algunos sectores industriales que elaboran productos de pequeñas dimensiones puede constituir en sí mismo una salida exportadora (el caso de los anteojos de Fermani, circuitos impresos, joyería, marroquinería), para otros, puede ser solo una presentación previa a futuras exportaciones de gran volumen, a realizar por los carriles tradicionales.


Pero aun las nuevas condiciones dejan afuera a muchos sectores, si se tiene en cuenta, por ejemplo, que un contenedor de hilados pesa 25 toneladas y cuesta u$s 50.000. Y que el comercio exterior se mueve con una lógica inevitablemente mayorista, en la que el importador adquiere volumen.


“Exporta Simple es una herramienta que puede ser interesante, uno puede vender en volúmenes más chicos y se ahorra trámites y gastos en despachantes de aduanas, puertos y bancos. Elegís el producto, lo ponés en una caja, la pesás, la cotizás con un courier y eso le llega a un cliente tuyo de otro país”, resume Aguilar.

Pero la simpleza del trámite choca con otra realidad. “El costo de los couriers es carísimo, se puede encarecer el producto que se quiere exportar hasta en un 30%”, alerta Aguilar, sin estar al tanto de la experiencia de Fermani, para quien el porcentaje se duplicó, pero con comprobaciones que lo desilusionaron.

Así lo cuenta: “Hicimos algunas pruebas ingresando a la página y se nos iba entre 30 y 40% más en gastos de envío. Si uno tiene que exportar mercadería por un valor de u$s 10.000 y con el courier se va a u$s 14.000, es una fortuna”, calcula.

Distinta es la situación de Vacavaliente, un emprendimiento de accesorios hechos con cuero reciclado que nació hace 12 años en un garaje de Villa Crespo. Pablo Fernández Moores, director de la compañía junto a su hermano Matías, ya va por el séptimo envío a través de Exporta Libre y celebra que con este régimen se haya sextuplicado el máximo de peso permitido por encomienda. Antes, el tope de 50 kilos le servía “un poquito para las muestras”, pero ahora puede aprovechar condiciones más adecuadas para sus productos. Con 50 empleados, Vacavaliente destina el 30% de su producción al mercado externo.

A diferencia de los costos del 60% de Fermani y del 40% de Aguilar, Fernández Moores asegura que el costo de correo le representa un incremento del 20% sobre el precio de la mercadería. El atractivo contrato tiene su explicación. “Es cierto que la tarifa de couriers no es la más barata, pero cerramos un acuerdo agresivo con FedEx con un descuento sobre el valor de lista”. Una ventaja en el que, añade, Vacavaliente hizo valer su condición de clientes frecuente.

El costo de los couriers, entonces, aparece como uno de los principales escollos para el despegue definitivo del régimen. De todos modos, Furió admite que "Exporta Simple es bastante incipiente, estamos revisando y recopilando diferentes casos testigo para dar un diagnóstico más certero. Los servicios de couriers son buenos pero con un costo alto. Aunque hay que reconocer que eso responde a las facilidades que dan. Hacen un pick up en la puerta de la fábrica y uno se olvida. Y bueno, esa tranquilidad se paga", reflexiona.


Pantuflas, magia, guitarras y lentes
De los testimonios de aquellos que accedieron o esperan acceder al régimen Exporta Simple se pueden destacar algunas experiencias: "Magma produce la misma sensación de confort y precisión que otras cuerdas de diferentes marcas. Hay varias guitarras que las tenemos encordadas con las Magma y andan fenómeno". Si el testimonio no alcanzara para convencer, quizás ayude conocer el nombre de su autor: Luis Alberto Spinetta. El recordado "Flaco" fue un asiduo cliente de Magma Music desde los tiempos en que Carlos Medina Artigas, padre de Lorena, conformara en 1972 el antecedente de la empresa.

Laura y María Fernanda Trípoli crearon Pantuss, una fábrica de pantuflas que se apartan del modelo convencional: rellenas con semillas de lavanda, se pueden enfriar en la heladera o calentar en el microondas. “Exporta Simple es un modo de empezar a sacar nuestro producto argentino al mundo. No necesitamos ni la pro forma re engorrosa, ni despachantes de Aduana, ni la factura que nos hacen, sino que ahora entrás a la AFIP, llenás los datos, el courier viene, busca la mercadería y sale", afirma Laura. Con dos talleres que emplean a 13 personas, exporta a EE.UU. y se prepara para producir mil pantuflas por semana.

La producción de anteojos y armazones de calidad se enfrenta con un obstáculo que constituye la falta de normas en el mercado. La falencia no es exclusiva de la Argentina, ya que en toda América latina solo Uruguay cuenta con un mínimo control de calidad. “Puede ingresar y se puede fabricar cualquier cosa", asegura Norberto Fermani, de LGI. Los productos truchos no son privativos de la venta callejera.

Sin ir más lejos, Ray Ban desmanteló su fábrica en Italia y ya produce todas sus unidades en China. Lo que no impide que en todos sus anteojos siga diciendo "made in Italy", aun en las mejores ópticas. Por su parte, Martín Pacheco comanda Bazar de Magia, que acaba de enviar por Exporta Simple una encomienda con juegos por u$s 1250 a Alemania. “La magia local puede salir más fácil al mundo y eso nos da posibilidades", anuncia, con la esperanza de que la iniciativa oficial no sea un truco.


Fuente: El Cronista



www.transgolsrl.com


Dpto. El Carmen
Provincia de JUJUY
REPUBLICA ARGENTINA

Alba Lindon: 
+5493884723030
Miguel Fuelico: 
+5493884722731

E-Mail: info@transgolsrl.com